COMUNICANDO E INFLUYENDO EN LOS DEMÁS

habilidades de comunicacion

Las organizaciones dan un gran valor a la capacidad de trabajo en equipo de los talentos a reclutar. Por esa razón es importante reflexionar sobre nuestras competencias relacionales y actuar en consecuencia para adquirir las habilidades que las empresas valoran y demandan.

Relaciones en mi equipo de trabajo

Tu puesto de trabajo te va a exigir que sepas transmitir información con claridad, precisión, y adaptando su forma al objetivo que persigas y al destinatario de tu mensaje.

Deberás saber cómo persuadir, convencer e influir en otros, pero también deberás saber escuchar, comprender y valorar las necesidades de los otros.

Esto te ha de permitir coordinarte con tu equipo compartiendo información, trabajando sobre objetivos comunes, resolviendo conflictos y alcanzando soluciones realistas.

Autodiagnóstico de habilidades de relación y comunicación

Hazte las siguientes preguntas y valora en consecuencia tu necesidad de incidir en estas habilidades:

¿Deseas que los demás te entiendan a la primera y poder entender al otro (lo que dice y lo que no dice)?

¿Necesitas poder transmitir los argumentos y las emociones más adecuadas en cada momento para influir mejor en tu interlocutor?

¿Necesitas primero saber qué esperan de ti los demás?

¿Querrías conocer la mejor manera de fomentar el buen clima y el compromiso con tus iguales?

Y si surge un conflicto, ¿cómo puedes reaccionar y prevenir otros?

Mejorar las habilidades de relación y comunicación

Estamos continuamente manteniendo relaciones interpersonales, tanto en el entorno laboral como fuera de él, con nuestra familia, amigos, etc. El éxito en las relaciones con otras personas está determinado, en gran medida, por nuestras habilidades de relación.

Las relaciones humanas son relaciones de poder. Esto no significa que debamos concebirlas como violentas u hostiles (aunque a veces sí lo son), sino que, en toda interacción, uno de los interlocutores intenta imponerse al otro, convencerle, persuadirle, influir en su pensamiento o conducta.

Para influir en los demás, la comunicación debe ser eficaz. Debemos conseguir que nuestro mensaje se transmita con claridad, así como obtener retroalimentación de nuestro interlocutor, para saber que el mensaje se entiende correctamente.

Aunque nos comunicamos continuamente con el entorno, la comunicación eficaz no es algo fácil. Si nuestro mensaje no es interpretado correctamente, o no atendemos a las señales que el interlocutor nos transmite, el resultado de la interrelación puede derivar en un conflicto.

Una comunicación eficiente nos permitirá generar confianza en quienes nos rodean, aumentar nuestro liderazgo y nuestro respeto social.

La comunicación en la entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es una de las situaciones más comprometidas para demostrar y poner en valor nuestra habilidad para comunicar, ser entendidos y entender a los otros.

Un candidato que demuestre confianza en su discurso, que argumente sus posiciones y transmita con claridad su opinión, sabiendo adaptarse a las respuestas del interlocutor, es un candidato con altas posibilidades de ser seleccionado.

En una entrevista de trabajo bien planteada no es más que una negociación entre el empleador y el candidato, a pesar de que se trata de una relación asimétrica, donde la organización ocupa una posición de poder.

Habilidades comunicativas más valoradas

Las personas exitosas, tanto en la vida personal como en la profesional, tienen buenas habilidades de comunicación que les permite afrontar de manera eficiente las relaciones sociales en cualquier entorno.

No obstante, como todas las habilidades laborales, la comunicación se puede entrenar y mejorar. Si crees que no te comunicas de manera eficaz en tu día a día, no debes preocuparte. Se pueden entrenar estas competencias y mejorarlas de manera continua.

Las principales habilidades que debes entrenar son las siguientes:

Empatía

La capacidad para ponerse en la situación del otro y entender sus motivaciones y opiniones es una de las competencias relacionales más importantes. Y a veces la más difícil de entrenar.

La tolerancia, el respecto a la opinión discordante, la aceptación de la diferencia son las herramientas básicas para adiestrar nuestra capacidad de empatizar con los demás.

Cuanta mayor sea tu capacidad para ponerte en la situación del otro, más eficaz será la comunicación y con mayor claridad llegará el mensaje al interlocutor.

Escucha activa

Oír no es escuchar. En las interrelaciones humanas, a veces solo oímos al interlocutor, pero no le escuchamos de manera activa. Escuchar implica una atención permanente al discurso de los demás, así como el uso de señales de retroalimentación que den a entender al otro que estamos captando su mensaje.

Saber escuchar es una competencia esencial en la comunicación eficaz. Atención plena en el mensaje, en los sentimientos e intenciones que lo acompañan y emitir señales de comprensión ayudarán a mejorar tus habilidades de comunicación interpersonal.

Comunicación no verbal

En la interrelación personal, el 70% de lo que comunicamos no lo hacemos con la voz, sino con el lenguaje corporal. Sentimientos como la inseguridad, la inquietud, el nerviosismo o la ansiedad son fácilmente detectables a través del lenguaje no verbal.

Los gestos y ademanes, la postura, el movimiento de las manos, la comunicación visual con el interlocutor dicen mucho más de nosotros mismos de lo que pudiéramos llegar a creer.

Para comunicar de manera eficaz debemos mostrarnos confiados y sosegados, usando un lenguaje corporal que transmita sinceridad, seguridad en nuestras afirmaciones y comprensión de la respuesta del otro.

Guardar las manos en los bolsillos, evitar la mirada del otro, adoptar posturas que revelen incomodidad con la situación no son muestras de una correcta habilidad de comunicación no verbal.

Capacidad de negociación

Como hemos dicho, las relaciones interpersonales son relaciones de poder, en el que cada interlocutor intenta hacer valer su posición y convencer al otro o influir en sus pensamientos o conductas.

En este sentido, la interrelación genera conflictos, que debemos saber gestionar y resolver. La negociación, la búsqueda de posturas comunes, cediendo y concediendo al otro, según nuestros objetivos, ayudarán a que la comunicación sea eficaz y consigamos influir en los demás.

La negociación implica respetar la postura ajena, mantener la serenidad para enfocar el mensaje, tratando de que sea convincente, controlando las emociones para alcanzar una solución pacífica y eficaz, sin recurrir a la presión o la amenaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *