INNOVANDO FORMAS DE ALCANZAR OBJETIVOS

habilidades creativas

Creatividad orientada a los resultados

En tu nuevo puesto de trabajo se espera que seas capaz de cambiar la forma en que se hacen las cosas, con ideas que mejoren la manera de alcanzar las metas propuestas y combinando innovación y efectividad.

Necesitarás saber cómo definir objetivos y cómo encontrar nuevos y más eficientes caminos para facilitar la tarea y optimizar los resultados.

Auto diagnóstico de habilidades creativas

Si quieres valorar tu grado de destreza en habilidades creativas, formúlate las siguientes preguntas y en función de las respuestas, determina la necesidad de mejorarlas o reforzarlas.

¿Deseas saber cómo puedes identificar y desarrollar oportunidades de mejora?

¿Y cómo encontrar nuevas alternativas de solución a problemas ya existentes?

¿Necesitarás convencer a los demás para que acepten y apoyen esas nuevas ideas?

¿Serás capaz de orientar tus esfuerzos para obtener resultados reales y medibles, y hacerlo calculando el tiempo, esfuerzo, recursos y relaciones necesarias para alcanzarlos?

Mejorando la capacidad creativa

La creatividad es una de las características que definen la naturaleza humana. La capacidad para buscar nuevas alternativas para afrontar problemas, para mejorar los métodos y soluciones existentes y para obtener beneficios de las aportaciones es lo que ha determinado el progreso de la humanidad.

La creatividad es una respuesta frente a la necesidad. Si la humanidad no hubiera tenido necesidades, seguiríamos colgados de los árboles, como decía Thomas Malthus.

Estamos necesitados de nuevos puntos de vista, de planteamientos alternativos que consigan una mejor solución para los problemas existentes.

Aunque pueda pensarse que la creatividad es un don natural, innato, lo cierto es que todas las personas podemos mejorar nuestra capacidad para innovar y buscar alternativas a las soluciones existentes. Es decir, como todas las habilidades, la creatividad se puede entrenar.

Algunas actividades que ayudan a mejorar la creatividad son las siguientes:

La lectura

Hay un dicho popular “acuéstate con libros y amanecerás con ideas”. Los libros, si son de una cierta calidad, nos aportan visiones, planteamientos y situaciones originales, diferentes, de las que podemos extraer conclusiones y visiones de la realidad que podamos aplicar a nuestra vida diaria.

Leer literatura de calidad es un gran potenciador de la creatividad, además de aportarte una visión más amplia y compleja de la realidad.

La reflexión

Realizar diariamente un ejercicio de introspección, escuchando nuestros sentimientos y dejando que las ideas y pensamientos fluyan de manera relajada, ayuda a entender los miedos o recelos que nos impiden ser más creativos.

Grandes ideas han surgido de situaciones de reflexión, descanso, meditación e incluso, de los sueños.

La inspiración

A veces no nos surgen las ideas o las alternativas, pero siempre podemos buscar la inspiración en lo que otros hacen. Y no se trata de copiar, sino de observar, aprender, aplicar y mejorar lo que otros han hecho, convirtiendo la inspiración en un producto original.

La originalidad parece ser la única dimensión de la creatividad, pero no es cierto. Lo que valoramos como original en muchos casos no es más que una versión mejorada de otra idea o planteamiento.

Utilizar diferentes ideas ajenas, mezclándolas y reorganizándolas para producir algo nuevo es una de las estrategias que, desde siempre, se han utilizado para fomentar la creatividad.
Aquí también entra la inspiración en quienes nos rodean. Si te relacionas con gente con talento, aprenderás de ellos y mejorarás de manera constante tu creatividad y capacidad de innovación.

La autocrítica

Reflexionar sobre las ideas propias y ser autocrítico mejorará tu capacidad creativa. Huye de lo obvio, de lo fácil y de lo convencional.

Las primeras ideas y planteamientos no suelen ser los mejores, así que no te conformes con el camino cómodo. Busca opiniones alternativas, escucha la crítica propia y ajena, sigue profundizando en el problema y sus posibles soluciones. Ç

Cuando tengas una buena batería de posibles soluciones, entonces es el momento de descartar y seleccionar la más apropiada.

La rutina

No nos suele gustar la rutina, porque nos parece aburrida y sin emoción. Pero realizar una tarea aburrida, repetitiva y monótona, es una ocasión única para fomentar la creatividad.

Cuando el cerebro necesita estímulos, utiliza la poderosa arma de la imaginación para hacerlo, y de esta evocación pueden surgir ideas fantásticas, así que no lo menosprecies.
Aprovecha las tareas rutinarias del día a día para dejar volar tu imaginación e idear soluciones, alternativas o planteamientos originales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *